Posted by : said hernandez jueves, 16 de mayo de 2013

Alerta: Si no has leído Pirncesa Mecánica, no leas esta carta. 

El año de Nuestro Señor, 2008


Por primera vez en muchos, muchos años, puedo decir que he encontrado esperanza. He sido bendecida con la oportunidad de amar de nuevo, un regalo que había prohibido incluso el soñar para mí misma.

Sí, porque he encontrado una maravillosa, bendición cambiante de vida en James Carstairs. Ya no es más un Hermano Silencioso, y somos libres de vernos de nuevo, cuantas veces queramos. Y honestamente, no deseo que nos separemos por un largo tiempo.

Hemos estado viviendo y viajando juntos por casi diez meses ahora, y cada uno de esos días ha abrigado mi corazón con nuevas e interminables posibilidades. Él me ha recordado lo que se siente amar y sonreír, y me ha demostrado que el llorar la pérdida de alguien siempre es más fácil cuando estás con alguien que entiende.

Algunos días son peores que otros. Hay algunas veces cuando soy violentamente recordada de que un hombre al que amé con cada fibra de mi ser se ha ido de mi lado para siempre. Me doy cuenta de que no recuerdo exactamente el azul de los ojos de Will, o su expresión cuando cantaba terribles poesías escritas por sí mismo para hacer reía a Lucie cuando estaba adolorida o enojada. En el brumoso descanso de memorias largamente enterradas, veo el rostro de un hombre que tuvo el honor de ver, por primera vez, la cara de sus primer hijo recién nacido.

Son momentos como éste que soy golpeada con un estallido repentino de melancolía y anhelo y desesperación, y colapso sobre el marco de la puerta, con las rodillas enterradas en mi pecho, enredando mis dedos en el brazalete de perla de mi muñeca, sintiendo mi corazón romperse de nuevo, la herida de la muerte de Will tan fresca como si hubiera sucedido ayer. Mientras todos los recuerdos vienen inundándome de nuevo, ahora siento una mano callosa levantando mi mentón, y me encuentro con un par de suaves y abrigadores ojos oscuros.

Jem me pondrá dentro del círculo de sus brazos y yo recargaré mi cabeza sobre sus hombros, llorando silenciosamente mientras él susurra contra mi cabello, su voz rompiéndose con el dolor en sus palabras, "Yo también lo extraño".


Pero, tal como él me dijo todos esos años atrás, Jem es ahora mi hogar, y yo aún no puedo creer en mi buena fortuna. Estoy haciendo nuevos recuerdos ahora: la mirada en la cara de Jem cuando vio la torre Eiffel en persona la manera en que cubría sus ojos y chillaba igualmente de emoción y shock al ver una película en 3-D. Y el amable y cuidadoso roce de sus brazos alrededor mío la primera vez que hicimos el amor. Esos no son más importantes para mí que los que hice con Will. Cada uno es hermoso a su propia manera. Los mantengo lado al lado dentro de mi corazón, como si al hacerlo pudiera poner a Will y Jem juntos una vez más, cada uno una parte misma del otro dentro de mi ser.

Escuché a escondidas a Jem llorar cuando volví a casa tarde la otra noche de una junta con un submundo. Él ya estaba en nuestro cuarto, y no me esperaba. Aún puedo recordar la vergüenza en su cara marcada de lágrimas cuando alzó la vista para encontrarme allí, mis brazos ya alcanzándolo para sostenerlo. Cuando miré entre nosotros, reconocí las cosas que había empuñado durante sus días de Hermano Silencioso. Había estado sujetándolos fuertemente en su mano izquierda. Él se rompió llorando y murmurando, para mi confusión, "Maldito palo".

Ésta carta no estaba dirigida a nadie en especial pero creo que es importante que diga sólo unas palabras para ti, mi Will. No te preocupes sobre Jem. Él es feliz de nuevo, como yo, por primera vez en un tiempo muy largo, y los dos nos estamos encargando del otro. Él habla de ti seguido, cuando sabe que estoy lo suficientemente estable para escuchar. Él incluso leyó Historia de Dos Ciudades conmigo hace una semana, y sinceramente espero no olvidar la profundidad de su risa cuando se dio cuenta de lo mucho que parafraseabas a Sydney Carton.

Perder a Jem será más doloroso, pero encontraré paz en la seguridad de que tu y él estarán juntos, sanos y salvos y listos para decirse todos los comentarios sarcásticos que han construido por dentro. Tengo la esperanza de que esperarás por mi, Will, aún si no es hasta el fin del mundo el que nos volvamos a ver. De cualquier manera, mientras me prometas que cuidarás de Jem, y tal vez de esos descendientes tuyos también, entonces yo enfrentaré los días por venir hasta que pueda ver la sombra exacta de tus ojos. Mizpah,

Tessa.

Traducción de: CdS México


De nuevo estoy llorando demasiado.

Leave a Reply

¡¡Gracias por leer!!

No olvides seguir el blog y dejarnos saber tu opinión.
Por favor sin SPAM, comentarios solicitando PDF y con spam serán eliminados.
No faltes al respeto a los demás, todos somos una comunidad.

Si deseas afiliar tu blog al mío o deseas ponerte en contacto mándanos un mensaje a: la-magiadeun-libro@hotmail.com

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Bienvenidos al blog

El Magic Fest esta cerca

Seguidores

Entradas populares

Colaboramos con...

subir imagenes

subir imagenes
Con la tecnología de Blogger.

Páginas vistas en total

Entérate por E-Mail

Calificación a los Libros

Calificación a los Libros

- Copyright © La Magia de un Libro -Robotic Notes- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -